Atún aleta amarilla del Pacífico: un atún bastante sano

Atún aleta amarilla del Pacífico: un atún bastante sano

Sobre el atún como alimento han existido muchos estudios con respecto al nivel de contaminantes que este puede tener, en primer lugar, porque es un producto comercializado en todo el mundo y en segundo lugar, porque el mismo puede preservarse en conserva o enlatado que puede perdura por mucho más tiempo, lo que hace que sea una proteína de fácil conservación y que puede ser almacenada para ser ingerida tiempo después. Pero, con el atún aleta amarilla del Pacífico hay ciertas excepciones.

A todo lo anterior, se le suma el estado de los océanos a causa de la contaminación, situación que puede agravar la condición de salud de los peces, haciéndolos más o menos sanos de conformidad a sus niveles tóxicos en ellos. Afortunadamente, hay un estudio que sube el ánimo de las pesquerías de atún del pacífico y es que se ha encontrado que el atún aleta amarilla del Pacífico contiene niveles más bajos de contaminantes en sus tejidos musculares que cualquiera otra aleta amarilla de otros océanos.

Los detalles del estudio del atún aleta amarilla del pacífico

El estudio, realizado por la Scripps Institution of Oceanography de la Universidad de California en San Diego, efectuado con 117 especímenes, concluyó que la presencia de compuestos tóxicos depende de donde se captura el atún. Este estudio mostró niveles de contaminantes orgánicos persistentes hasta 36 veces superiores en el tejido muscular de aleta amarilla capturado en el Océano Atlántico nororiental.

De hecho, los investigadores analizaron los filetes dorsales y blancos de atún aleta amarilla de las cuatro poblaciones principales, las cuales son: en el Atlántico, el Pacífico Oriental, el Pacífico Occidental y el Océano Índico, cubriendo 12 lugares de captura diferentes.

Encontrando que dependiendo de las diferencias geográficas se presentaban los niveles de contaminantes orgánicos persistentes en el atún aleta amarilla. Los compuestos orgánicos contaminantes encantados fueron: plaguicidas, retardadores de llama y bifenilos policlorados (compuestos que se habían utilizado anteriormente como refrigerantes en equipos eléctricos), pero la presencia de estos agentes contaminantes era mucho menor en el atún del Océano Pacífico, lo cual posiciona al atún capturado en esta zona con una ventaja natural frente a cualquier atún de otro océano.

Un llamado al control de la contaminación en el agua

El referido estudio, también sirvió para hacer un llamado de atención a la comunidad internacional sobre la situación de las aguas, lo cual, afecta la calidad de alimento que se ingiere.

A pesar del su uso restringido o eliminado de muchos contaminantes, aún estos persisten en el medio ambiente y se acumulan en organismos incluyendo peces y seres humanos, lo que puede afectar la defensa del cuerpo contra sustancias extrañas no naturales.

Así que si bien, hay buenas noticias para las pesquerías de atún del pacífico, no se debe dejar a un lado la contaminación actual que afecta la seguridad alimentaria a nivel mundial, principalmente en el trabajo de la pesca.

Imagen cortesía de bigfish.mx

(Visited 453 times, 1 visits today)