Nuevo estudio determina el reporte insuficiente de capturas de peces en el Mar Caribe

capturas de peces en el Mar Caribe

Las capturas de peces reportadas han sido drásticamente inferiores a los niveles reales en las aguas adyacentes a las Islas Turcas y Caicos en el Caribe, amenazando al medio marino y los medios de vida de la comunidad local, revela un estudio reciente.

Las capturas reales en las islas resultaron de un alarmante 2,8 veces, o 86 por ciento, superiores a las reportadas a la FAO, y esto tiene implicaciones muy preocupantes.

La investigadora principal, Aylin Ulman, recientemente incorporada a Sea Around Us, y su equipo han hecho una llamada a la acción urgente por parte de los responsables políticos para garantizar la sostenibilidad futura de la industria pesquera en esta nación archipiélago.

La pesca ha sido históricamente la principal industria de las islas Turcas y Caicos y en algunas zonas hasta el 75 por ciento de los locales están involucrados en la industria pesquera. El aumento en el turismo contribuye a la creación de una mayor demanda de pescados y mariscos locales y está poniendo una presión creciente sobre la vida marina local.

En las islas opera la pesca en pequeña escala de caracol reina, langosta espinosa del Caribe, y peces como los tres objetivos principales. Para muchas pequeñas naciones  ell gobierno local está obligado a informar de todas las capturas a la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para poder comerciar con los países firmantes de la CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres). Mediante este mecanismo el comercio internacional de animales silvestres se debe demostrar que no pone en peligro la supervivencia de las poblaciones locales.

Sin embargo, los datos que se transmiten a la FAO la mayoría de las veces son incorrectos, ya que muchas veces sólo representan las capturas comerciales que se exportarán, y no incluyen mariscos capturados y consumidos por la población local y turistas en las regiones. Esto puede poner en riesgo las existencias futuras de los stocks.

Siguiendo con el caso de las Islas Turcas “DEMA (El Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Marítimos) ha hecho un gran trabajo de monitoreo del pescado vendido a plantas pesqueras del país,” dijo la Sra Ulman. “Sin embargo, parece que no siempre han tenido suficiente personal para supervisar los mariscos que se venden o son dados a locales y turistas, ya sea en el muelle, en las tiendas, o en restaurantes.”

El estudio encontró que el consumo local de caracolas por sí solos es cercano al número total permitido para ser atrapado debajo de estos límites “sostenibles”, y esto es sin tener en cuenta el número de caracolas que se exportan, que es casi igual al consumo local.

Como resultado de este estudio, los autores esperan que los futuros límites de captura se basarán en las capturas totales de los mariscos de todos los sectores de la pesca.

“Encuestas sobre el consumo de mariscos locales se deben seguir para ser completadas una vez cada tres a cinco años para registrar el cambio de los patrones, sobre todo con el crecimiento continuo del turismo. Las capturas de consumo locales deben tenerse en cuenta en la ecuación para calcular los límites de captura total permisible, especialmente para especies clave de caracol y langosta, para determinar si es incluso posible continuar el negocio de exportación “, dijo la Sra Ulman.

Se necesita una nueva regulación, global y local, para reducir las capturas de especies marinas para que las poblaciones pesquen dentro de los límites de seguridad, y este estudio añade nuevo peso a la urgencia de este asunto. El Gobierno de las Islas Turcas y Caicos han recomendado el fin a la exportación del caracol por un período de hasta cinco años para permitir que las poblaciones se recuperen, pero que se han retrasado en su aplicación.

(Visited 87 times, 1 visits today)